DEJÉ DE SENTIRME UN SER HUMANO Y OLVIDÉ QUE ERA UNA MUJER

Relato de Anna Bosch

Me convirtieron en un trozo de carne. Un trozo de carne con un orificio. Dos orificios. Tres. Un trozo de carne contra el que soltar su fuerza animal y desparramar su violencia, ebrios de odio. No tienen bastante con matarnos; a las mujeres, además, nos violan …

“Dejé de sentirme como un ser humano y olvidé que era una mujer…” Decenas de mujeres son violadas a diario en la República Democrática del Congo. RDC, 2006.

Francisco Magallón – RDC, 2016