DESNUDA DE MÍ

Relato de Pliar González Moreno

Contábamos las estrellas y éramos felices .Todas las noches, los dos solos, mi primo Yat y yo, les poníamos nombres. Luego Yat me recitaba las palabras que aprendía en aquella escuela a la que yo nunca jamás iría …

Entregada con doce años, ella no eligió vivir con él y mucho menos morir por él…matrimonio forzoso, una violación, en muchos países, legalizada.

Francisco Magallón – Sudán, 2006