MONIRA

Relato de Montserrat Boix

A los 9 años un vecino la atacó con ácido. Quería casarse con ella. Su padre se negó. Enfadado, el vecino reaccionó quemándole con ácido la cara y el cuerpo. Este tipo de ataques son frecuentes en Bangladesh, India, Camboya, Pakistán… a menudo es el castigo contra las mujeres por rechazar propuestas sexuales u ofertas de matrimonio …

Rociadas con ácido para que nunca nadie se vuelva a fijar en ellas … La mayoría sobrevive pero, a partir de ese momento, su vida, con dolores insoportables y el rechazo de la sociedad, se convierte en un infierno. En sus rostros abrasados es difícil leer la edad que tienen y, en algunos casos, su propia piel les limita los movimientos. Mientras, libres, sus agresores nunca pisarán la cárcel.

Francisco Magallón – Bangladesh, 2014.