RATAS EN EL PARAÍSO

Relato de Rafael J.Álvarez

Yo no tengo permiso ni para morir. Me las ingenio bien para cocinar la nada y hay veces que los bichos no saben a bichos. No hay más reto que la tripa vacía de un hijo. O de dos. O de cinco. O de los siete, los que nacieron del amor y los que vinieron de la mordaza, los golpes y el jadeo de un hombre sin mirada, el señor de la casa …

Lugares desolados, en medio de la inmensa nada, donde conviven miles de personas sin las más mínimas condiciones, sin alimento, desnutridas y ahogadas…heridas en el alma.

Francisco Magallón – Haití, 2011