SORDIDEZ

Relato de Ángela Alcover

El calor es pegajoso, el olor nauseabundo. Por el suelo fluye un líquido viscoso imposible de identificar. Es un lugar muy grande, un barrio entero de casas minúsculas y cuartuchos lúgubres. A este laberinto serpenteante de miseria sólo se entra por un angosto callejón. En cada rincón, hombres sucios con ojos vidriosos y mujeres tristes de mirada perdida …

Explotadas, agredidas y prostituidas viven en reducidos espacios donde nacerán sus hijos para volver a recomenzar su propia historia. Sólo junto al mercado principal de la ciudad,explotan a cientos de personas…más de la mitad no llega a los 16 años.

Francisco Magallón – Daka, Bangladesh, 2009