UN ESCONDITE SEGURO

Relato de Beatriz Bergamín

Soy friolera y me muerdo las uñas desde que tengo recuerdos de mí. No puedo decirte mi nombre. No puedo tener hijos. No puedo comer nada después de las once y media pero sí puedo beber agua y té. No puedo comer carne de hombre …

Protagonistas de importantes cambios en la historia…una presencia invisibilizada e imprescindible sin la cual hubiera sido muy difícil el desarrollo social.

Francisco Magallón – Myanmar, 2011